martes, 8 de febrero de 2011

Thomas "Herc" Hauk

Quizá alguno se sorprenda por encontrar a Herc a estas alturas. Ha sido la elección más complicada, sobre todo por los nombres que inevitablemente deja en el camino. Pero tras mucho pensarlo, aquí esta. Y con merecimiento.

Pues Herc personifica, para mí, mucho de lo que hace grande de verdad a The Wire. No es un gran policía, ni especialmente valiente ni mucho menos inteligente, y desde luego no se puede considerar una gran persona. Es amigo de sus amigos, sí, pero poco más. Es egoísta, y la justicia como tal significa poco o nada para él.

Como la mayoría de policías. Como la mayoría de personas. Tan sólo quiere hacer su trabajo, escalar lo máximo que pueda, y acabar la jornada en un bar con sus compañeros tomando una o varias copas.

Un tipo al que no le tiembla el pulso si tiene que amenazar o incluso atacar a los chavales de las esquinas, por los que no tiene el menor respeto. Herc conoce la calle, la entiende a su manera, algo rupestre pero no siente empatía alguna. Es un bruto, un salvaje imponente sin cerebro pero con una placa y una pistola. Sí, y qué. Él sólo quiere arrestar, resolver casos. Le importa bien poco quién esté al otro lado.


Es imposible hablar de Herc sin mencionar su inquebrantable amistad con este otro personaje que le observa divertido. Ellis Carver. Trabajaron juntos en narcóticos antes de que les conociéramos, y aunque el destino les acabará separando, todo parece indicar que seguirán tomando unas cañas després del trabajo durante muchos años.

Muchas veces, a lo largo de los primeros años, uno piensa que este tipo sería un perfecto matón si no estuviera del lado de la ley. Y ese será su futuro. Guardaespaldas del principal abogado de los traficantes de Baltimore. ¿Cómo acaba así? Pues, cómo no, debido a su idiotez supina y su falta de empatía con la gente de la calle.


El momento de la imagen, amén de otros que le siguen, son instantes en los que uno siente un odio tan profundo por este personaje, que me hizo darme cuenta de lo mucho que me estaba implicando en la serie. Ese momento en el que le suena el teléfono, y simplemente lo silencia, y lo que le sigue, ya elevaría esta serie a los altares. La venganza de Bubbles es la venganza que todo espectador deseaba, y por ello se disfruta como si la afrenta nos la hubiera hecho a nosotros.

Y sin embargo, aún al final de nuestro viaje con Herc, al verlo con sus trajes e invitando a sus antiguos compañeros a una copa, entrevemos algo en él. Se arrepiente de no seguir en el cuerpo. O eso veo yo. Echa de menos el poder que conllevaba. Echa de menos todo lo que representaba para él ser policía, algo que el dinero no puede comprar.

Es un personaje al que uno no sabe si odiar o amar, o quizá ninguna de las dos. A veces parece el mayor gilipollas de Baltimore (cada charla con Bubbles). A veces un tío con suerte que simplemente está en el momento justo en el sitio adecuado (que se lo pregunten al alcalde Royces). Y otras un buen amigo (entregándole cierto número a Carver en la última temporada). Herc es todo eso y mucho más.

O quizá no sea más un tipo calvo que se abre camino en Baltimore. A su manera. Medio ciego y dando bandazos, sin preocuparse por los golpes que suelta y encima orgulloso y altivo. No todo son héroes o villanos en esta vida. También hay personajes como Herc.


3 comentarios:

  1. Me gustan mucho tus entradas sobre los personajes de The Wire. Me dan ganas de ponerme con la serie otra vez desde el principio. Algún día lo volveré a hacer.

    Enhorabuena

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  2. Como decía por ahí atrás, Herc nunca me cayó bien y desde luego disfruté con la venganza de Bubbles, pero bueno, es cierto que representa muy bien el transfondo ese que tiene la serie de que ni "los buenos" son tan buenos, todos esconden algo.

    Es interesante como Ellis poco a poco se convierte en un buen poli y en un hombre de provecho y mientras Herc va dando bandazos de aquí para allá y metiendo la pata cada vez más, supongo que también para posicionar a alguno cerca de Maury en la última temporada.

    El momentazo en que pilla al alcalde en plena faena fue hilarante.

    ResponderEliminar
  3. Es un capullo supino pero es un personaje clave, es una muestra más de los fallos del sistema, al mismo tiempo que ayuda a sus compañeros les hace la puñeta, Carver me parece mejor personaje al igual que Pressbo, que acaba siendo profesor, dos buenos tipos notable su evolución en la serie

    ResponderEliminar