sábado, 2 de abril de 2011

Treme: volvemos a Nueva Orleans


Tres semanas nos quedan. 24 de abril es el día. Entonces volverá la música, nos dejaremos mecer de nuevo por la voz deliciosa de John Boutté y mágicamente, de la mano del genio David Simon, nos hallaremos en Nueva Orleans, paseando por las calles de una ciudad que lucha por levantarse tras el paso del Katrina.

Es arriesgado decir que el creador de The Wire lo ha vuelto a hacer. Arriesgado y absurdo, pues comparar estas series es injusto para ambas. El dibujo de los personajes es similar, sí. El realismo que impregna cada fotograma, marca de la casa. Pero aunque en Treme no hemos tenido tiempo de engancharnos a personajes como fueron Bubbles, Omar, McNulty (hay que decir que aún no he encontrado alguno que prometa ser tan fascinante, aunque Annie o Batiste están ahí...), no hay comparación posible con la banda sonora de la elegía a una ciudad que intuyo tiene muchísimo que ofrecer, y de la que es demasiado fácil caer enamorado.

Además, tras leer esta interesantísima entrevista con David Simon, donde entre otras muchas cosas habla vagamente de los temas que podría abordar en la segunda temporada, las esperanzas se disparan.


Y es que Treme es una gozada a muchos niveles. Verla en alta definición, imprescindible. Y a todo volumen. Sentarse, y disfrutar de cada minuto, esperar con ansia la siguiente perla musical. Y luego, tras cada capítulo, acudir al podcast correspondiente (mil gracias por cada uno a la gente de Cadena Ser), que te permiten apreciar cada canción como se merece, y en mi caso aprender sobre un tipo de música del que hasta entonces apenas conocía un par de nombres.

Escuchando la banda sonora mientras escribo estas líneas, entiendo que es difícil ver más allá de esta increíble música. Pero si alguien es capaz de conseguirlo, es David Simon. Demostró de sobra que sabe retratar las entrañas del mundo en el que vivimos, y con la libertad de la que ya goza, creo que Treme puede llegar a ser inolvidable.

Qué larga se hará la espera hasta el 24 de abril...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada