domingo, 5 de enero de 2014

Boardwalk Empire, la mejor serie que no estás viendo


Aunque últimamente me prodigo menos de lo que quisiera en este mi blog, la injusticia que se está cometiendo con Boardwalk Empire me ha ayudado a sentarme de nuevo y añadir una nueva entrada a la colección. Y es que ni siquiera Treme, la gran joya olvidada del siglo XXI, ha sufrido una campaña como la de este increíble retrato de los años 20 en América. Al menos aquélla es considerada una obra maestra por todo el que la ve (los cuatro que la vemos). Me sorprende que no ocurra tres cuartos de lo mismo con ésta.

Entiendo las reticencias iniciales. La pausa. La complejidad. El periodo de adaptación hasta que te sumerges de lleno en la época, en la historia. Incluso que a su primera temporada le faltan muchas cosas (también ocurre con Los Soprano o Mad Men). Lo que no entiendo es que alguien que haya visto sus cuatro temporadas no caiga rendido a sus pies. Los guiones, tan complejos como fascinantes. Las actuaciones. La creación de personajes antológicos (lo de Al Capone es digno de estudio... y quizá lo haga yo mismo). La ambientación, por encima de adjetivos, la más cuidada que jamás he visto (sólo me sorprendió tanto Carnivale, en su día). 

Personalmente, cuando me pierdo entre nombres, secundarios, historias entrelazadas de aparente poca trascendencia, siempre lo achaco a mi ignorancia o falta de atención. No podría escribir aquí que esta serie es aburrida, que le falta algo para enganchar al espectador. Desde el pálpito que la red me permite, me voy a atrever a decirles a todos los críticos que han conseguido que se ignoren las mejores temporadas de esta serie en todos los premios (igual que ya ocurrió con The Wire, Mad Men, Treme...) lo siguiente: 

Aburrirse con Boardwalk Empire es problema del espectador, no de la serie. Así de claro. 

Como siempre, lo intentaré razonar.



La serie sigue las vicisitudes de Nucky Thompson (Steve Buscemi), tesorero de Atlantic City durante el periodo de la ley seca, unos años 20 en los que el contrabando y la corrupción se nos presentan de forma magistral de la pluma de un Terrence Winter que ya dejó el listón demasiado alto con su anterior serie. Mafia, política, bodevil, la gloria y el esplendor y la sordidez de un mundo fascinante.

Hasta aquí, todos habíamos comprado la serie. Martin Scorsese dirigía el piloto. HBO. Prácticamente tenía los Emmy y Globos de Oro de los siguientes años asignados (de hecho se los llevó por su primera y peor temporada). Pero se empezó a despertar la corriente de que a Boardwalk Empire le faltaba algo. De que era lenta. Aburrida. Pretenciosa.

Pues no lo es. 

¿Qué es Boardwalk Empire, y por qué lo considero uno de los tres mejores dramas de la actualidad?


Me encantan las series de secundarios. Desde The Wire hasta The Good Wife, pasando por Carnivale y tantas otras. Y quizá, a riesgo de ser exagerado, diría que Boardwalk Empire es la serie con los secundarios más interesantes de la televisión

Cuanto más lo pienso, menos exagerado es. Durante sus cuatro temporadas los guionistas han ido tejiendo un entramado increíble, tan complejo y perfecto que, me temo, ha despertado suspicacias en demasiada gente. Me sorprende, por ejemplo, que muchos reclamen un spin-off con Al Capone de protagonista, algo que destruiría la magia de cada una de sus apariciones (que son oro puro televisivo). No entienden la grandeza de que sea un secundario.

Pero Capone es un caso aparte. Igual que la aparición de Edgar J. Hoover en la cuarta temporada, algo que garantiza mi interés aunque quedaran otras catorce. Ver de dónde surgieron esas leyendas, y verlo envuelto en unos guiones así, con esa recreación y esos actorazos... Quejarse es puro vicio.

Los secundarios de Boardwalk Empire son tantos y tan complejos que cada uno daría para varios artículos. Empezando por Jimmy Darmody, pasando por el villano de la tercera temporada, Gyp Rosetti, interpretado por un Bobby Cannavale al que su inmensa actuación (por favor, no os la perdáis) le ha abierto de par en par la puerta de Hollywood. Rothstein, mi gran debilidad. No sabría bien cómo seguir. Así que pondré fotos. Miradlas. ¿No os interesa saber más? 


Richard Harrow. Uno de esos personajes que desde su primera aparición atrapan la atención del espectador. 


Sí, es Omar. Sobran las explicaciones.


Sí, es HBO.


Sí, es ella.

Y si lo anterior no ha sido suficiente, volveré al tema de la ambientación. Una recreación digna de las mejores superproducciones, con un presupuesto aberrante tan bien aprovechado que cada escena parece una postal, cada segundo nos hace creer que la serie se grabó en esa época, hace ya casi cien años.

Para muestra el siguiente artículo, en el que se recomienda la serie a todo amante de la fotografía.

Por mi parte, recomiendo la serie a todo el amante del buen cine, de los grandes y complejos guiones, con diálogos magistrales dignos de las mejores historias de gángsters. De la pausa y el atrevimiento.

El atrevimiento. La valentía. Con esto quiero rematar mi artículo. Elogiando cómo los guionistas saltan el charco una y otra vez. Nadie está a salvo. Todo puede pasar. Desde la segunda temporada quedó claro, y al contrario que en tantas otras series, nunca han dado un paso atrás. 

Boardwalk Empire es un tren desbocado que sólo puede avanzar hacia el abismo. Os animo a disfrutar del trayecto, desde vuestro sillón, con un buen vaso de whisky en la mano. A la salud de Nucky.


6 comentarios:

  1. Boardwalk Empire es una de mis series favoritas de la actualidad, aunque reconozco que esta última me ha costado bastante. La he notado demasiado dispersa y le ha costado bastante coger el ritmo. La anterior fue sublime.

    ResponderEliminar
  2. Gran opinión sobre Boardwalk Empire, no podría estar más de acuerdo. Es una obra maestra en toda regla.

    Mira que yo venia de Breaking Bad y no pensaba que ninguna otra serie podría llenar ese hueco, pero lo ha superado con creces.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo. Es una serie enorme, aunque sólo fuera por los cuellos de las camisas de Steve Buscemi...

    ResponderEliminar
  4. Muy de acuerdo con todo lo que expones, BE es muy grande, desde factura tecnica, interpretaciones, guiones, direccion fotografia, banda sonora, es un no parar

    ResponderEliminar
  5. Entiendo mas o menos porque os gusta esta serie, la empecé a ver y la tuve que dejar de ver a mediados de la 2ª temporada. No se todavía muy bien porque la he dejado, quizás es que es muy pesada o eso tengo la impresión. También influye es que después de haber visto The Wire, le pongo el listón muy alto a las demás series, pero eso no ha evitado que me guste The Sopranos, Six feet under, Game of thrones,...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. En el comienzo de Boardwalk Empire me pareció muy atractivo y es muy interesante como la Ley seca resulta un regalo caído para Nucky Al Capone y demás en sus planes para controlar Atlantic City, la serie es un agasajo que vale la pena ver.

    ResponderEliminar