domingo, 9 de diciembre de 2012

Homeland. Esto ya lo hizo Jack Bauer. Y mejor



Una de las series del momento, por no decir la serie de moda, es la nueva joya de la cadena Showtime, una cadena valiente, transgresora (Weeds o Dexter son buena prueba). Nos encontramos aquí con una historia sobre un marine estadounidense capturado en Afganistán, donde pasa ocho largos años cautivo, sometido a todo tipo de torturas. Su rescate y vuelta a casa convertido en héroe, y las sospechas de una inestable agente de la CIA de que puede haberse pasado al otro bando, son los ingredientes principales de esta historia que ha conquistado a medio mundo.

Emmys, Globos de Oro. La crítica se rinde a sus pies, poniéndola al nivel de obras de arte como Mad Men o Breaking Bad. El mismísimo Obama es fan declarado de la serie. Es obvio para cualquiera que haya visto la serie que ésta tiene sus virtudes. Yo mismo estoy enganchado. Giros constantes, personajes carismáticos y sorpresas que te mantienen en vilo. 

Sin embargo, como fan declarado que soy de la siempre añorada 24, no puedo evitar ver que, al fin y al cabo, lo que me tiene ansioso por ver el siguiente capítulo en Homeland es el mismo esquema que ya tenía aquella. No en vano sus creadores son los mismos. Medio mundo, o quizá todo, piensa que el sargento Brody y la reconocidísima Carrie han perfeccionado la fórmula. Ritmo más lento, mejor desarrollo de personajes. No estoy de acuerdo. Estas son mis razones...


Nicholas Brody - Homeland wallpaper

Personajes

En Homeland hay tres grandes personajes. Nicholas Brody, héroe nacional o terrorista, Carrie Mathison, agente de la CIA con desorden bipolar y su jefe, Saul Berenson, en el papel más infravalorado de la serie, con menos minutos, con menos discursos pero tanto o más solvente que los otros dos.

Personalmente, la dinámica entre los dos primeros me gustó al principio, pero ya me cansa un poco. Por repetitiva. Además, después de lo que le ocurrió a Carrie en la primera temporada, y por culpa de quién le ocurrió, no me recreo esa relación, siempre espero que todo sea una farsa. Pero incluso esa duda me gusta, le da riqueza a la serie de momento. Esa duda me tiene pendiente cada semana. Punto para Homeland.


 

24, a su vez, tenía un solo protagonista. Mejor dicho, un legendario personaje, a la altura de los más grandes. Jack Bauer. Todo giraba a su alrededor. Defendiendo a su país, llegó a cometer las mayores atrocidades y a sufrir los más injustos castigos. Su gobierno le traicionó, le vendió, y él siguió fiel. Es un héroe con mayúsculas, de los que quizá ni existen, pero en los que queremos creer. El sargeto Brody, o Carrie, o todos los personajes juntos de Homeland, a su lado, son unos críos inexpertos. Jack Bauer era uno de esos personajes que te hace ver una serie ya tenga dos o quince temporadas, y millones de fans todavía esperamos la película prometida que ponga fin a sus andanzas (o no).


Respecto a sus secundarios, ambas series juegan en la misma liga. En Homeland, son un relleno muchas veces molesto (la familia de Brody), otras necesario (los compañeros de Carrie y Saul en la CIA, y los políticos que pululan por ahí). En 24, los intercambiables compañeros de Bauer en la UAT (a Homeland le queda muchísimo para definir un lugar tan característico como aquel) eran sin embargo un plus, pues durante la temporada, cualquiera de ellos podía morir, cualquiera podía ser un traidor. Los giros de guión y las sorpresas tan alabados en Homeland se sucedían varias veces en cada capítulo de 24. Sin embargo, la familia de Bauer era también un lastre (esa hija repelente), que muy sabiamente redujeron al mínimo en las últimas temporadas.

Además, decidme si hay un personaje en toda Homeland con el carisma del presidente Logan.

Ritmo

Sí, Homeland es más pausada. Ahí radica su principal diferencia. Esa es la clave de sus premios, en mi opinión. Es mucho más accesible, mucho más analizable. 24 era un torbellino. Desde que iniciaba su temporada hasta que, 24 horas después, llegaba a su final, habían pasado tantas cosas, tantísimas, que la descarga de adrenalina hacía casi imposible recordar cada detalle. Homeland es igual, pero pasan menos cosas. Nos tiramos capítulos viendo lo que en 24 era una frase de pasada. Allí no había capítulos de transición. Aquí sí. Demasiados.


Hay quien diría que es más realista, que todo lo que ocurría en un capítulo de 24 es imposible que ocurriera en una hora. En mi opinión, no es más realista que ocurra en una semana, o en un mes. Esto es ficción, se tienen que aceptar ciertas premisas (¿o es que tiene algún sentido que una agente pueda ocultar un transtorno bipolar y entrar en la CIA, y que nadie sospeche jamás?). 

Una vez las aceptas, lo que pides en una serie que va sobre unos terroristas que intentan atacar Estados Unidos es un poco de acción, es intriga, es todo lo que 24 daba, y que Homeland da, pero en menor medida. La lentitud puede ser un sinónimo de profundidad, como en Rubicon (magnífica serie aunque los cuatro o cinco primeros capítulos son el mayor somnífero que he visto en tiempo...). Pero no nos engañemos. Homeland no es más profunda que 24. Es lo mismo. Veamos...

Trama

 

En Homeland hay un terrorista muy malo, una suerte de Bin Laden llamado Abu Nazir. Dicho personaje prepara ataques contra Estados Unidos. Su gran estrategia (que nadie siga leyendo si no ha visto la serie) es contar con la ayuda de Brody, al que ha lavado el cerebro durante ocho años. Punto final. No hay más trama. El resto es la vida familiar de Brody (complicada al haber vuelto a casa convertido al islam y a las pocas semanas, engañar a su mujer con una agente de la CIA) y la vida de Carrie, que en realidad es lo mismo que la anterior pero a través de una pantalla.

No nos engañemos, aquí hay buenos y malos a la antigua usanza. Es un tema controvertido el del terrorismo, sí, y se intenta mostrar otra visión con esas escenas del cautiverio de Brody, con el brutal crimen cometido por el ejército americano, explicando los motivos de sus acciones. Pero al final no hay grises. Igual que en 24, hay dos bandos. Uno quiere destruir cosas, matar gente, y el otro evitarlo. No busquemos más porque no lo hay. Para realidad, cojamos el mando y veamos las noticias. Pero no soportaríamos ni siquiera un capítulo de esa verdad.

Y sin embargo, explicar cualquiera de las temporadas de 24 en una frase, o en un párrafo se me hace imposible. Ocurren tantísimas cosas, tantísimas traiciones, tramas sumergidas, personajes que toman decisiones de vida o muerte, bombas nucleares, terroristas islámicos, chinos, incluso dictadores africanos. Jack Bauer se llega a infiltrar en el Cartel mejicano, por favor. Recomiendo echar un ojo a la Wikipedia para ver lo que quiero decir. En cada temporada hay material para una serie entera como Homeland.

Ojo, cualquiera de esas temporadas me gustó lo suficiente como para que me guste Homeland, que al fin y al cabo es lo mismo en esencia (que no en forma, mucho más diluida). En 24 también había malos malísimos como Abu Nazir, pero también había otros con muchísima más profundidad. Logan, que ya he mencionado antes, sería el perfecto ejemplo. La esposa de Palmer, otro.


La segunda temporada de Homeland, y su futuro

En este segunda temporada de Homeland, he de decir que me encanta que estén quemando cartuchos a una velocidad endiablada. De unos tipos que se atrevieron con ese final de temporada de la primera de 24 no me esperaba menos. 

La serie puede flojear ahora que ya se ha descubierto el pastel, pero quién quiere una serie mediocre que dure diez temporadas, pudiendo tener una excelente que dure dos o tres. Además, todos lo que vimos 24 sabemos que Abu Nazir o Brody no son el fin del mundo. Que Carrie, igual que Bauer, tiene mucho más que ofrecer. Incluso Saul.

El problema real es que Brody es a Homeland lo que Bauer era a 24 (por mucho que queramos creer que Carrie es la protagonista), con muchísimo menos interés, y me alegraría tanto como me sorprendería que el gran giro de la serie fuera contradecirme...

Mientras, disfrutaré con esta huida hacia delante. No es la mejor serie del momento, pero con permiso de American Horror Story, quizá sí la que más enganche. Aunque me seguirán sorprendiendo todos los que ahora salen alabándola, los premios que le caen, y siempre les recomendaré como ahora hago que vean de dónde salió todo esto. Homeland es muy buena por momentos (a años luz de sus competidoras en los Globos de Oro, pero eso es mi opinión), pero todo lo que véis ya lo hizo Jack Bauer. Más rápido, y mejor.



3 comentarios:

  1. No comparto tu admiración por 24 (al principio muy entretenida, pero temporada tras temporada es más de lo mismo), pero si tu opinión sobre Homeland: está bien, pero no nos pasemos. Yo tengo que retomarla tras dejarla casi al final de la anterior temporada. Mi principal problema es que esperaba más del personaje de Damian Lewis, algo nuevo para volver diferente de la guerra y el encierro y no el típico "los americanos también hacen cosas malas, ¿quieres ser mi terrorista?". Y también están los pequeños detalles como ese episodio en el que aparece por primera vez una informadora de la CIA y piensas: "jo, esta la palma fijo", y ni siquiera dura un episodio.
    Pero por otro lado me encanta la historia del Nicholas Brody que vuelve a casa y no encaja, como los personajes de Banderas de nuestros padres, ese tipo de historias me llegan.
    En fin, me tengo que poner al día con ella.

    ResponderEliminar
  2. Buenas, OtakuLogan. La verdad es que te recomiendo ponerte con Homeland, sobre todo si no has visto el final de la primera temporada. Emocionante se queda muy corto para describirlo.

    Respecto a 24, sí que en cierto modo siempre es más de lo mismo. Pero las dos últimas temporadas las centraron, muy acertadamente en mi opinión, en juzgar los métodos de Bauer. Si realmente se debía hacer cualquier cosa con tal de sacar una confesión, con tal de proteger al país. Por eso me tuvieron enganchado hasta el final. Aún así entiendo que se pueda hacer repetitiva. Aunque a mí, con ese ritmo, esos personajes y esos giros de guión, no me importaría nada que volviera jeje.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy muy deacuerdo con todo lo que dices, y mira que eso es dificil cuando hablamos de series y las analizamos. Saludos.

    ResponderEliminar