jueves, 6 de octubre de 2011

Vuelven los viejos rockeros


De la misma forma que destacaba la importancia de los secundarios en mi anterior entrada, existe un tipo de series en las que el carisma del protagonista eclipsa todo lo demás. Hoy toca hablar de la vuelta de dos de ellas. Series donde todos los focos apuntan al mismo rostro.

Y es que poco pueden hacer los demás cuando tienen al lado a un Hugh Laurie en absoluto estado de gracia regalándonos el Sherlock Holmes del siglo XXI, o de un monstruo fascinante como es el Dexter Morgan de un Michael C. Hall que, por imposible que parezca, nos hace olvidar su inolvidable papel de David en Six Feet Under.

Pero es que House y Dexter son dos personajes que han revolucionado el mundo de las series. Mucho ha cambiado el panorama desde que irrupieron, y ahora, encarando su octava y sexta temporada, respectivamente, la misma pregunta se plantea para ambos.

¿Ha llegado la hora de poner punto y final a sus andanzas, o aún les queda cuerda para rato a estos dos viejos rockeros de la televisión?


martes, 4 de octubre de 2011

La fauna de Carnivale (II): Almas errantes


Esta entrada es un homenaje en toda regla a los secundarios. Nada más y nada menos. Aprovechando los personajes de Carnivale, un serie donde las figuras menores que rodean a los protagonistas se hacen literalmente con la historia, romperé una lanza a favor de esta categoría tan infravalorada como esencial en toda obra que se precie.

Ellos son el factor diferencial de la mayoria de tramas. Los pequeños detalles, los destellos de realidad, de verdad. Los que no salvarán el mundo; bastante tienen con ir tirando. Son los que dan contexto a la historia, y con sus matices, dibujan el escenario en que batallarán los protagonistas.

Son la cara oculta, o la base. Samson, Rita Sue, Jonesy, Lila, Norman, Dolan... Ellos son Carnivale. Ellos son el reflejo de la época desesperada en que transcurre la acción. Almas errantes que se abren camino a través del polvoriento paisaje de una América sumida en la Gran Depresión.

A ellos los hubiera seguido sin dudarlo durante tantas temporadas como fuera necesario. Y por eso merecen este reconocimiento. Sólo hablaré de dos, por relevancia, pero todos ocupan un destacado lugar en mi memoria...