lunes, 25 de abril de 2011

Game of Thrones, el mastodonte de HBO


Ya está aquí. Es difícil no oírlo pues sus pisadas despiertan ecos que se extienden por toda la red. No hay una página en la que se hable de series donde no aparezca su nombre. Es la serie de la temporada (ojo, esto no quiere decir que sea la mejor de la temporada). Es el HBO más comercial. Alabado ya a los altares antes de nacer.

He esperado a ver el primer capítulo para dar mi valoración. Iba a esperar más, al menos otro, pero las ganas con las que espero este segundo me han decidido a escribir.

Un capítulo ha bastado para que intuya varias cosas. Para empezar, Game of Thrones no compite en la misma liga que la sagrada trinidad de HBO. Es otra cosa. Otros recursos. Otras metas. Es la diferencia entre hacer una serie pensando en el público, o hacerla buscando la excelencia sin más. Es totalmente lícito lo primero, e incluso los sesudos fanáticos de The Wire, Six Feet Under etc, lo agradecemos de tanto en tanto.

Es una serie muy bien hecha, con base para una buena historia y que engancha. ¿Se puede pedir más? Sí. Pero no por ello despreciemos lo que es, sin duda, un fantástico entretenimiento.

jueves, 14 de abril de 2011

The Killing, poco más que un telefilm

Era la perla de esta primavera. Apartando la avalancha de noticias sobre el mastodonte que prepara HBO, la omnipresente en foros de todo el mundo Game of Thrones, de vez en cuando llegaba a tus oídos alguna noticia al respecto. La cadena AMC prepara nueva serie. Suficiente para prestar atención.

¿Por qué? Las razones son muy sencillas. Mad Men y Breaking Bad. Una cadena con esas series, con el sello de calidad que representan (aunque sigo pensando que están un escalón por debajo de la magia de HBO), no necesita siquiera explicar su siguiente proyecto para que éste se alce en el podio de los más esperados.

Ya pasó con la decepcionante The Walking Dead, y ahora ha vuelto a pasar. Misma realización, misma perfección formal, pero falta algo.

lunes, 4 de abril de 2011

Crematorio


"Para ser española, es bastante buena". Demasiadas veces he repetido la dichosa frase al hablar de esta serie. Pretendía no hacerlo aquí, pero ya es algo tarde, y además, lo he querido hacer. Lo he querido porque ése el lastre que arrastra Crematorio. No estamos acostumbrados a que nuestras series busquen la excelencia sino la audiencia (el reciente caso de Downton Abbey debería enseñar alguna lección...). Sin embargo, aquí se busca lo primero. Los resultados pueden ser más o menos irregulares, pero en los momentos en que se ve lo que quieren conseguir, Crematorio se engrandece y ahí engancha. Así, mi conclusión es clara: Crematorio es una muy buena serie, sin peros.

Sus grandes bazas: un buen guión, una gran realización y (algunos) actores en estado de gracia, mención especial para José Sancho. Sus créditos iniciales, más que inspirados en los de True Blood, me han ganado con los capítulos, y me parecen también una gran elección.

sábado, 2 de abril de 2011

Treme: volvemos a Nueva Orleans


Tres semanas nos quedan. 24 de abril es el día. Entonces volverá la música, nos dejaremos mecer de nuevo por la voz deliciosa de John Boutté y mágicamente, de la mano del genio David Simon, nos hallaremos en Nueva Orleans, paseando por las calles de una ciudad que lucha por levantarse tras el paso del Katrina.

Es arriesgado decir que el creador de The Wire lo ha vuelto a hacer. Arriesgado y absurdo, pues comparar estas series es injusto para ambas. El dibujo de los personajes es similar, sí. El realismo que impregna cada fotograma, marca de la casa. Pero aunque en Treme no hemos tenido tiempo de engancharnos a personajes como fueron Bubbles, Omar, McNulty (hay que decir que aún no he encontrado alguno que prometa ser tan fascinante, aunque Annie o Batiste están ahí...), no hay comparación posible con la banda sonora de la elegía a una ciudad que intuyo tiene muchísimo que ofrecer, y de la que es demasiado fácil caer enamorado.

Además, tras leer esta interesantísima entrevista con David Simon, donde entre otras muchas cosas habla vagamente de los temas que podría abordar en la segunda temporada, las esperanzas se disparan.